Nov 02

Una fiesta cultural fue la sucesión sacerdotal en La Mesa de Esnujaque

Parecido a la celebración de San Juan Bautista o San Isidro Labrador fue la sucesión sacerdotal, en La Mesa de Esnujaque.

La despedida del presbítero Gerardo Quintero, luego de su regencia cristiana en el templo de La Mesa, por más de 4 años y la bienvenida al presbítero Javier Rangel hizo que los feligreses mezclaran la tradición cultural con la fe, de manera mágica.

Los giros de San Benito y la sociedad de San Juan Bautista, en conjunto con los músicos campesinos hicieron una fiesta, desde la entrada al poblado para recibir al Padre Rangel quién iba acompañado por sus feligreses; tal como el pastor y las ovejas del rebaño.

Esta particular fiesta religiosa-cultural detuvo cualquier otra actividad y la entrada al templo de San Juan Bautista estuvo cargada de música, baile y alegría. El cetro cultural, símbolo de la sucesión fue la maraca de los giros de San Benito, que el Padre Quintero entregara a Rangel; posteriormente celebraron la misa ambos pastores, y ahora es el Padre Rangel quién levanta el Cáliz de consagración en el altar.

El padre Gerardo Quintero estará en la Iglesia Virgen del Carmen, en la avenida Bolívar de esta ciudad, y hasta allí lo acompañaron sus amigos y feligreses de La Mesa cuándo tomó las riendas de manera oficial.

Las fotografías de este reporte son cortesía del cronista de La Mesa, Rafael Caraballo

Enlace permanente a este artículo: http://valeranoticias.com.ve/una-fiesta-cultural-fue-la-sucesion-sacerdotal-en-la-mesa-de-esnujaque/

Deja un comentario