Feb 06

Paseo del Niño Dios: una tradición andina

Enero y febrero es el tiempo de pasear al Niño Dios, una tradición andina para demostrar el cariño y manifestar la fe, al Todopoderoso hecho humano, cuando se le recuerda como un infante.

Entre las familias del campo trujillano se mantiene esta tradición; adultos y niños usando la vestimenta andina o recreando los personajes, del Nacimiento del Hijo de Dios recorren la zona donde residen. Sombreros, gorros, ruanas, cotiza, pañuelos y faldas caracterizan a los participantes.

Entre cantos de aguinaldos, algunos van rezando el Santo Rosario o dramatizando la búsqueda del Niño Dios.

Paseo o Serenada, Paradura y Búsqueda del Niño son tres características de los actos religiosos y culturales que se desarrollan en los estados andinos, y permanecen vigentes.

El Paseo o Serenada suele realizarse al final de la tarde, empezando la noche y cuatro personas, nombradas padrinos llevan en una manta al Niño Jesús.

La Paradura es un acto dónde el Niño es adorado, por una familia con el Santo Rosario, canciones y colocación de velas en el pesebre; allí es elevado, recostado o colocado de pie, que refleja el paso del tiempo por el cual el infante del pesebre ha crecido, y está más grande.

Mientras que la búsqueda, parte del robo intencional pero secreto de la imagen del Niño Dios de un pesebre familiar, comunitario o institucional; por lo tanto se organiza una legión de pastores que recorren varios lugares dónde sospechan se encuentre el ladrón, para apresarlo y recuperar al infante y devolverlo al pesebre.

Es en la búsqueda cuándo se involucra mayor cantidad de personas, pastores, la Virgen María, San José, el ángel guía, los soldados, los cantores que van entonando versos al son de cuatro, tambor, violín y maracas.

«Vayamos pastores, vayamos pastores,

a buscar el Niño, a buscar el Niño,

que se ha perdido, nuestro Rey Bendito,

que se ha perdido, nuestro Rey Bendito».

El fervor en La Mesa de Esnujaque lo hizo con los niños de la población, organizado por la iglesia y recorrieron la avenida principal, con la representación del pesebre; así lo refleja el cronista José Caraballo en el Facebook.

En Valera han sido constantes, las niñas de la Escuela de Danzas Gladys Mota; su personal se ha fijado mantener vigente esta tradición de fe y cultural con el paseo, desde la calle 7 dónde funciona la sede y recorren el casco viejo de la ciudad. Y así lo difundieron los medios de comunicación, como el Twitter @castanfm

El cierre de estos actos de fe y cultura va acompañado de la degustación de café con leche, chicha de arroz o piña, también puede ser chocolate, con pan dulce, acema, torta casera, paledonias o bizcocho.

Al cumplirse la tradición se puede quitar el pesebre, aunque hay hogares dónde permanece todo el año, o dejan en un altar especial al Divino Niño Jesús.

Enlace permanente a este artículo: http://valeranoticias.com.ve/paseo-del-nino-dios-una-tradicion-andina/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: