Ene 24

Las fluctuaciones son cada vez mayores: Trujillo en la oscuridad

El estado Trujillo ha padecido desde el año pasado por las fallas en el sistema eléctrico, y todo parece derrumbarse como en un efecto domino cuando estas alteraciones de voltaje atacan, más de 10 bajones son registrados por día, al irse el servicio de inmediato dejan de funcionar el sistema CANTV, la telefonía celular, los puntos de venta, el internet y la banca, dejando a municipios incomunicados hasta por tres días, y como cereza sobre el pastel se han quemado innumerable cantidad de cableado y electrodomésticos.

Los cambios de voltaje son el riesgo primordial.

Los problemas en el suministro eléctrico han llegado incluso a causar incendios en viviendas y locales comerciales, según investigaciones de las autoridades el incendio de una vivienda y un local en el casco central del municipio Boconó fueron causados porque se quemó parte del cableado de ambas y el alto voltaje ingresó a las estructuras causando el fuego que destruyó gran parte de su arquitectura, afortunadamente sin víctimas fatales, pero pérdidas materiales incalculables y difíciles de superar en la economía actual.

La disminución en la generación hidroeléctrica de Los Andes y la alta indisponibilidad de sus plantas térmicas conllevan a que Corpoelec aumente las horas de racionamiento en los estados Mérida, Táchira, Trujillo, Barinas, Portuguesa y Apure, cuyos habitantes padecen de cortes de entre tres y 12 horas diarias, siendo los más afectados Táchira y Mérida, reportan cortes de hasta 12 horas continuas.

La Corporación Eléctrica Nacional mantiene restringidas las horas de generación de la Central Fabricio Ojeda, conocida como La Vueltosa, debido a que su embalse está por debajo de los 290 metros sobre el nivel del mar, la cuota mínima para poder operar sus turbinas.

De los 1.159 megavatios de capacidad instalada en las cinco plantas hidroeléctricas que hay en Los Andes, solo se generaban hasta el 15 de enero 305 megavatios en las horas en que La Vueltosa estaba operativa.

La electricidad falla más durante las horas de la noche

La disponibilidad de generación térmica también es baja. Hasta el 15 de enero, Los Andes generaba unos 165 megavatios, de los cuales 125 Mw provenían de la planta Don Luis Zambrano, la principal de la región andina y que opera a 30% de capacidad instalada. Los 470 Mw de generación propia con los que cuentan Los Andes más Barinas, Apure y Portuguesa resultan insuficientes para atender una demanda que ronda los 1.300 megavatios más tarde en el año, pero que ahora estaría cerca de los 1.000 Mw.

La baja disponibilidad de megavatios de generación propia pone al suroccidente del país a depender de lo que se pueda importar desde Guri, que se ve afectado por las malas condiciones en las que se encuentra la red de transmisión de energía, si Los Andes y el Zulia contaran con sus plantas térmicas operativas no estuviesen padeciendo los racionamientos.

Todos los pobladores del estado Trujillo esperan se normalice el sistema, porque sus tareas diarias se ven afectadas gravemente, sumado al incremento de la inseguridad en las horas de los apagones, habitantes son presas fáciles del hampa ante las tinieblas de las calles.

Enlace permanente a este artículo: http://valeranoticias.com.ve/las-fluctuaciones-son-cada-vez-mayores-trujillo-en-la-oscuridad/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: