Oct 19

Jhonny Santiago: Mi salario como profesor de la ULA no alcanza ni para comer, mucho menos para mantener mi carro

La precariedad de los salarios que perciben los profesores en cualquier escalafón dentro de las universidades autónomas venezolanas es un verdadero dolor de cabeza, aún más cuando la remuneración mensual que perciben por la formación académica de las generaciones de relevo en las diferentes carreras no les alcanza para cubrir las necesidades básicas de alimentación de su núcleo familiar, mucho menos gastos de mantenimiento de sus vehículos particulares; y ni siquiera para cancelar diariamente el pasaje de las rutas del transporte público.

“Tuve que vender mi carro, era imposible costear el mantenimiento mensual con el salario de profesor en la Universidad de Los Andes, particularmente tomé la decisión de salir del vehículo porque no sirvo para hacer colas de ningún tipo; mucho menos pasar 3 días en una cola para surtir 40 litros de combustible” resaltó el profesor Jhonny Santiago, docente de la facultad de Ciencias Forestales y Ambientales de la Universidad de Los Andes.

También el profesor Ángel Andara, representante profesoral ante el Consejo Universitario, además de docente titular con 28 años en la facultad de Ingeniería destacó que con el salario que recibe le es imposible costear el mantenimiento mensual o trimestral que requiere su camioneta para mantenerla 100% operativa.

Destacó que estuvo varías semanas sin el vehículo debido a que no tenía como adquirir una batería nueva, lo que le imposibilitaba cumplir a cabalidad con sus obligaciones como profesor universitario.

Andara no dejó a un lado la crítica situación del combustible, donde también se ha visto afecto no solo él sino todos los ciudadanos que tienen un vehículo particular; donde ha tenido que pasar hasta 3 días en una cola para surtir gasolina racionada, porque tampoco llenan la capacidad total del taque de su vehículo, sino que apenas 40 L, lo que representa muchas veces menos de la mitad del tanque dependiendo del carro.

La inseguridad también forma parte del día a día, recordó vive en una zona de fácil acceso y en algunas ocasiones podría llegar caminando a la escuela de geografía o inclusive a la propia facultad de Ingeniería, pero recordó que los altos niveles de inseguridad que se vive a diario como se podría exponer a los estudiantes; “muchas veces llevan sus equipos inteligentes, laptos e inclusive el video beam para las clases” sería exponerlos a ser víctimas del hampa latente en la ciudad, agregó.

Expuestos a la inseguridad en las colas para la gasolina

No solo los profesores de la ULA, la ciudadanía en general se ve expuesta cada vez que les toca pasar largas noches bajo la oscuridad en las largas e interminables colas para poder surtir combustible en la ciudad de Mérida.

Esta situación se ha extendido también al estado Zulia donde sus ciudadanos deben lidiar con las altas temperaturas, los largos racionamientos eléctricos y también la escasez de agua potable.

Situación similar enfrenta el estado Mérida donde desde el pasado mes de enero también se ha visto el desmejoramiento en la distribución del combustible.

A pesar de que las autoridades implementaron desde el pasado mes de junio un Plan para garantizar la distribución del combustible que permitía a los usuarios recargar el tanque de los vehículos por un lapso promedio de 2 veces por semana.

En las últimas 8 semanas la situación ha empeorado, usuarios han venido denunciando la permanencia de más de 3 días en colas durante día y noche para poder surtir de combustible los vehículos.

Al tiempo que las estaciones de servicio permanecen custodiadas por efectivos militares para evitar enfrentamientos que alteren el orden público.

Sin embargo, a pesar de que se realiza la publicación de cronogramas de distribución de las gandolas de combustible en las estaciones de servicio cada día, la demanda del servicio no garantiza abastecer a todos los vehículos en cola, por lo que la cuota diaria varía entre 400 y 600 vehículos.

Jesús Quintero, CNP 23.851, SNTP 7.857.- Corresponsalía Mérida

Enlace permanente a este artículo: http://valeranoticias.com.ve/jhonny-santiago-mi-salario-como-profesor-de-la-ula-no-alcanza-ni-para-comer-mucho-menos-para-mantener-mi-carro/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: