Ene 30

Especial/ Rostros del Vertedero: Inocencia en la Basura

La historia de una familia Boconesa que lleva seis años viviendo dentro del vertedero de basura

Familia boconesa reside dentro del vertedero de basura. Cortesía: Teleboconó

Sus tiernos pies desnudos parecen no sentir el calor del suelo que pisan, transita con facilidad en medio de la basura.

El pequeño conoce muy bien la zona, y como no hacerlo si lleva casi toda su vida en este sitio. Su columpio es un bambú que le genera tantas alegrías, su tobogán es una montaña de juguetes de plásticos que antes pertenecían a otros niños y que quizá nunca los utilizaron, pero que para él son su bien más preciado.

No es nada sencillo permanecer solo por algunos minutos dentro del vertedero de basura de Boconó, imagínense vivir allí todos los días; la suciedad, las moscas, roedores y demás animales pueden convertirse en un enemigo o en los más sinceros compañeros de trabajo.

Así luce el frente del hogar de la familia Betancourt. Cortesía: Teleboconó

El olor al ingresar es cada vez más penetrante, ese aroma que hierve con el sol fuerte del mediodía cala hasta lo más profundo, así como se llena de indignación cualquier persona, al saber que una familia pueda vivir rodeada de basura, ante la mirada indiferente de los gobernantes de turno.

La complejidad de un país envuelto en problemáticas ha dejado de lado una familia boconesa que requiere una vivienda digna, pues viven dentro del vertedero de basura de Boconó, hasta ahora  tres pequeños en medio de juegos y risas parecen ser  felices viviendo en la basura.

La vida Diana

Al final del basurero esta su madre, mujer valiente y luchadora que ha visto en los desechos de otros su principal fuente de ingreso.

Diana Meléndez llegó de Valera hace algún tiempo, a  sus 31 años de edad, seis ha permanecido en una casilla, que una vecina le prestó para que viviera junto a  su esposo e hijos.

Diana Meléndez recicla basura para subsistir. Cortesía: Teleboconó

Desde su llegada a Boconó, la vida de Diana no ha sido nada fácil, durante algún tiempo residió en un ranchito que su marido construyó con mucho esfuerzo en un terreno cercano que le regalaron, lamentablemente el terreno cedió y la pequeña vivienda que habían construido  se derrumbó, sin embargo, lo que jamás ha caído es la esperanza de poder tener una vivienda digna.

La Sra. Diana tiene una mirada profunda, en su rostro se observa que los últimos años no han sido fáciles, a pesar de eso, se muestra sencilla y humilde, cargada de fe y esperanza, todo en medio de la compleja situación en la que vive.

Primera parte del reportaje audiovisual Rostros del Vertedero: Inocencia en la Basura. Cortesía: Teleboconó

Dentro de su hogar las cosas no son sencillas, pues ha tenido que reinventarse para cumplir con sus labores  domésticas, desde buscar agua en casa de su suegra hasta cocinar con leña en un pequeño fogón  improvisado.

Esta es la pequeña casilla donde reside la familia Betancourt. Cortesía: Teleboconó

Muchas historias rodean la vida Diana en estos seis años, recientemente sufrió un accidente doméstico, dice que  cuando estaba cocinando el fogón, pues la cocina que tenía se dañó, debido a una fuga de gas, el agua caliente de la comida que preparaba cayó sobre sus piernas, lo que le generó una fuerte quemadura, que luego se le infectó.

Ante esta problemática, Diana se ha mantenido firme, trabajando a diario con el reciclaje de basura, además agradece a su esposo por las diligencias que hace, comenta que en este tiempo, gracias a él no se han acostado si un plato con comida por las noches.

Segunda parte del reportaje audiovisual Rostros del Vertedero: Inocencia en la Basura. Cortesía: Teleboconó

Diana dice que su confianza esta puesta en Dios, sabe que la fe es su mejor arma. Confía también en que muy pronto podrá tener una vivienda digna y con ello mejorar su calidad de vida.

La comunidad les ha apoyado

Jacqueline Fernández, reside muy cerca del vertedero de basura municipal, ella explica que la actual situación de la familia Betancourt ha sido muy compleja, comenta que en vista de que prácticamente había quedado en la calle, la comunidad le prestó este lugar para que residiera.

Cuenta que estos espacios estaban destinados para la formación de una bloquera comunitaria, aunque debido a lo difícil de adquirir la maquinaria y los implementos para concretar esta idea, solo lograron techar y armar esta casilla, que ahora sirve de vivienda a esta familia.

Fernández indicó que ha presenciado muy de cerca la situación que ha tenido que enfrentar esta familia en los últimos años, dijo que pensaba que ellos iban a vivir allí solo algunos meses, no obstante han pasado seis años y todavía permanece en este lugar.

Montones de basura adornan la vivienda de la familia. Cortesía: Teleboconó

Para el momento, relata Fernández, el vertedero de basura se hallaba en condiciones muy precarias, pues estos espacios no disponen de una maquinaria activa y regular para realizar el mantenimiento, dice que en épocas de verano personas ajenas a la comunidad y gente inconsciente incendia el lugar, momentos en los cuales  la contaminación es demasiado fuerte.

Argumenta que el problema de la basura en Boconó, no es solo un inconveniente de los residentes de este sector, sino también un problema de un gran colectivo, pues ve con preocupación cómo la basura invade las calles y avenidas de la ciudad, cuando ellos se ven en la obligación de cerrar el vertedero, ante la falta de una maquinaria que realice el debido mantenimiento.

Tercera parte del reportaje audiovisual Rostros del Vertedero: Inocencia en la Basura. Cortesía: Teleboconó

 Fernández explica que en reiteradas oportunidades se han efectuado los trámites para que se les otorgue una solución habitacional, sin que hasta la fecha se le ofrezca una solución definitiva.

Entre basura y valentía

Fuertes olores se deprenden del basurero municipal, animales y roedores habitan con la familia. Cortesía: Teleboconó

El olor es fuerte, los zamuros llegan a cada instante, buscan entre la basura; permanecen allí, caminan, vuelan, buscan que comer, no les importa la presencia de nadie; hurgan, escarban, pican y el sonido de su aleteo se siente con mayor fuerza.

Su hijo abraza su pierna, desearía se más alto para rodear con sus manos y darle un fuerte abrazo, esto para agradecerle todo lo que él ha  hecho por mantener a su familia unida.

 A sus 31 años de edad, los últimos 6 años ha permanecido viviendo en el basurero de Boconó, se trata de Alfredo Betancourt, es trabajador de la alcaldía y comerciante informal, cuenta que cuando no labora como obrero y recolector de desechos sólidos  en las calles del  municipio, se dedica a otras labores, entre ellas vender frutas en el centro de la ciudad o al reciclaje de algunos elementos que llegan al vertedero.

Alfredo Betancourt lleva seis años viviendo en el vertedero de basura. Cortesía: Teleboconó

Asegura que no es nada fácil recolectar los desperdicios en todo el municipio y luego arrojarlos cerca de hogar.

Hace 18 años que Alfredo llegó a Boconó, antes de eso vivía en Caracas, dedicándose a algunos oficios que le permitían mantenerse en la capital,  decidió retornar a  casa de sus padres aquí conoció a Diana, la hizo su esposa y comenzaron a vivir juntos en una pequeña vivienda que construyó en un terreno cercano que su madre  le donó.

Lamentablemente las fuertes precipitaciones que cayeron en el municipio durante el año 2014, acabaron con la vivienda que había construido junto a su esposa, pues un deslizamiento de terreno terminó con su vivienda así como con  los sueños de tener una familia feliz y una vivienda digna.

Betancourt cuenta que reiteradas oportunidades conversó con el exalcalde Gregorio Betancourt de su caso, y prometió darle una repuesta a su caso, sin embargo el cambio de gobierno fue negativo para él, pues a pesar de que es familia del exmandatario, así lo asegura, el ofrecimiento solo quedó en promesas.

Pequeña casilla donde vive esta familia. Cortesía: Teleboconó

Los ojos de Alfredo comienzan a llenarse de lágrimas, el permanecer en este sitio lo ha hecho tan fuerte que no deja que rosen sus mejillas, la tristeza es más que evidente al comenzar a quebrar su voz, se siente triste al ver crecer a sus hijos en estas condiciones, aun así, no pierde la esperanza de tener una vivienda digna.

Señaló que muchas oportunidades ha conversado con el alcalde actual para la ayuda y que les sea construida una vivienda, a pesar de esto todavía sigue a la pesar de una solución habitacional que permita mejorar la calidad de vida de él y su familia.

La visita al vertedero no es nada sencilla, en cada parte de este lugar el olor es más fuerte, la cantidad de desprecios se sienten al caminar. La vida de esta familia no ha sido nada fácil, esperan muy pronto tener una vivienda digna. Y no seguir siendo los  rostros del vertedero, además, evitar  ver como la inocencia de sus hijos se pierde en la basura.

Tres pequeños han crecido en la basura. Cortesía: Teleboconó

Los pies del pequeño seguirán rosando un terreno lleno de basura. Lo que puede generar un rechazo para otros, para él significa su lugar de diversión favorita.

Enlace permanente a este artículo: http://valeranoticias.com.ve/especial-rostros-del-vertedero-inocencia-en-la-basura/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: